Canadá: enésima evidencia de daños a las colmenas causados por pesticidas sistémicos

Stampa
10 abril 2013 inglese 18x12 italiana 18x12

2013 manifesto crsadEn el 2012, la Agencia sanitaria canadiense de control de plagas (Pmra: Health Canada pest management agency) ha publicado un informe (pdf inglés - francés) en el que se evalúa la mortalidad de los colmenares canadienses simultánea y posterior a la siembra de maíz tratado con neonicotinoides. La Agencia ha recibido durante la primavera y verano del 2012 un gran numero de denuncias de mortalidad de colmenares en las provincias de Alberta, Manitoba, Saskatchewan, Nova Scotia, Québec y Ontario. La mayor parte de las denuncias provenían del sur de Ontario, donde más de 40 apicultores y 240 colmenares se vieron afectados.

 

Para evaluar el papel que jugaban los pesticidas en esta masacre, el pmra, gracias al apoyo del Ministerio del ambiente (Moe) y del ministerio de la agricultura (Omafra), recogió y analizó muestras de abejas muertas, verificó estado de salud de las abejas todavía vivas y estudió las actividades agrícolas en los terrenos colindantes a los colmenares afectados.

Las mortandades denunciadas por los apicultores fueron diferentes en cuanto a magnitud y virulencia, pero en todos los casos se observaron síntomas de exposición a pesticidas (espasmos, incapacidad de volar, trompas extendidas). Las colonias más fuertes fueron las que manifestaron los síntomas más evidentes, con mayor número de abejas muertas o agonizantes, que a menudo era recolectoras de polen. Un monitoreo realizado a posteriori verificó que estas familias no tuvieron la fuerza suficiente para producir miel y como consecuencia no se pudieron recuperar. Se produjeron un gran número de orfandades y/o ovodeposición inadecuada de las reinas.

En el 2012, en concreto en Ontario, la primavera fue más seca y cálida de lo normal. Por eso se anticipó la siembra del maíz. Las colonias habían salido del invierno con buena salud y se habían empezado a desarrollar muy bien. Omafra y Agricorp confirmaron que hubo una correlación positiva entre la mortalidad de los colmenares y su posición con respecto a los campos de maíz. En Quebec la mortandad se produjo en una zona donde están aumentando los cultivos de maíz.

En el 70 % de las muestras de abejas muertas analizadas procedentes de Ontario se encontró clotianidín; en el 80 % de las muestras de Quebec se encontró clotianidín y tiametoxám. En algunas muestras se encontraron otros pesticidas, entre ellos acetamiprid, coumaphos, fluvalinate, permetrina, fosmet y tiabendazolo, pero estos pesticidas se encontraron en pocas muestras, en zonas muy localizadas. Sin embargo el clotianidin se relevó en todas las zonas afectadas por la mortandad. Se encontró el formet en las muestras recogidas cerca de manzanares, donde este pesticida se usa normalmente, pero se considera bastante improbable  que estos pesticidas hayan contribuido de forma significativa a la mortandad de las abejas.

Se ha publicado un manual de buenas prácticas agrícolas que debería favorecer la protección de las abejas.

Share